Departamento de Arkansas de Calidad Medioambiental: "Nos encargamos de los contaminantes, no de los olores"

rusellville odors   Russellville es la ciudad más grande y sede del condado de Pope, Arkansas, Estados Unidos. Con una población de 27.920 personas, es sede de la Arkansas Tech University y de la Arkansas Nuclear One, la única planta nuclear de Arkansas. También aquí se encuentra una planta de transformación de subproductos cárnicos de 36 acres que lleva operando desde los años 50. Durante DÉCADAS, los habitantes de Russellville ha sufrido un impacto significativo de olor debido a esta actividad. El ayuntamiento de la localidad ha solicitado ayuda a la EPA (la agencia de protección del medio ambiente americana), pero la respuesta de la EPA ha sido "Nos encargamos de los contaminantes, no de los olores".

   En 2015, el ayuntamiento de Russellville, cansado de no encontrar ninguna solución a los impactos por olor generados por la planta, decidió aprobar una ordenanza sobre control del olor. Desafortunadamente, este texto no cambió mucho las cosas, así que un par de años más tarde, se volvió a aprobar otra ordenanza sobre olores. Esta segunda ordenanza, se incluía un capítulo en el que se indica que se sancionará a los que incumplan esta ordenanza.

   Los dueños de la planta decidieron presentar una querella contra la ordenanza. El resultado fue que el Ayuntamiento tuvo que desestimar la ordenanza. Según el Sr. Horton, alcalde de la ciudad, “Retiramos la ordenanza porque, según sus alegaciones, la legislación estatal siempre prevalece”.

   Por desgracia, las instalaciones de esta planta sólo cuentan con lavadores de gases y un programa químico para hacer frente a los olores. Estos sistemas de tratamiento cuentan con bajas eficiencias de reducción de olor en plantas de subproductos animales (SANDACH). Es decir, el lavado químico no puede solucionar el problema de quejas por olor en plantas de subproductos cárnicos.

Según los dueños, se han invertido “cientos de miles de dólares en mejoras mecánicas en la planta y en consultores especializados en olores”. Probablemente esto no es del todo exacto: se ha invertido dinero en el control de H2S, que no es lo mismo que el control de olor.

   Con un lavador químico de gases, se pueden obtener altas eficiencias de reducción de sulfuro de hidrógeno, pero seguirá existiendo una carga considerable de olor en la salida. Los odorantes en este caso, son COVs incondensables y difíciles de oxidar mediante un lavado químico.

   La compañía argumentó que la ordenanza le acusaba sin ninguna resolución judicial de que la planta constituía una molestia, denegando un debido proceso. También resaltaron que la planta siempre había contado con las licencias requeridas y había cumplido los criterios de calidad de aire y agua impuestos por el Departamento de Calidad Ambiental y el Departamento de Agricultura de EEUU.

   El alcalde informó que cuando solicitó ayuda al Departamento de Calidad Ambiental (DEQ por su acrónimo en inglés), este organismo recalcó que ellos se encargan de los contaminantes, no de los olores.

   La DEQ cuenta con una amplia experiencia combatiendo ruidos, otro conocido estresante ambiental, pero, desgraciadamente, desconocen el modo de cómo tratar los olores. Es una lástima, porque tras décadas de quejas, no solamente los ciudadanos de Russellville, sino también los dueños de la planta merecen una solución al problema.

   Encuentre más información en este artículo de Linda Satter.

 


   Si le ha interesado esta noticia, probablemente le interesen los siguientes artículos:

 

Carlos Nietzsche Diaz Jimenez's Avatar

Carlos Nietzsche Diaz Jimenez

Carlos is the editor-chief of olores.org and has been in the odour world since 2001. Since then, Carlos has attended over 90 conferences in odour management, both national and international and authored a few papers on the subject. He has also organized a few international meetings and courses. Carlos owns a small company named Ambiente et Odora (AEO). He spends his free time with his wife and his twins, Laura and Daniel, and of course, writing on olores.org.

Todo el contenido en esta web está sujeto a la Licencia de Acceso Abierto.